22/07/2014
Valledupar, Colombia.

.

Ética y Periodismo Cultural, según Javier Darío Restrepo

Javier Darío MaestreHablar de ética es hablar de insatisfacción con lo que uno es. Ser ético es someter permanentemente a crítica lo que uno hace. Ser ético es querer ser más.

Lo menos ético que existe es la persona apoltronada, satisfecha y estancada. Lo más antiético es el estancamiento personal y profesional. Así, contundente y preciso, respaldado por un ejercicio profesional con 50 años de trayectoria, Javier Darío Restrepo definió lo que significa la ética para la praxis periodística ante un auditorio de periodistas que se consideraron a sí mismos en formación ante las palabras del unánimemente considerado Maestro del periodismo colombiano.

Dividido en dos módulos, uno destinado a explorar el papel del periodismo en la sociedad y otro para indagar por la labor del periodismo cultural en el entorno colombiano, y apoyado en ejercicios de estudio de caso, el Taller devino en punto de encuentro para periodistas que, desde sus medios, apuntan a consolidar la sección “Cultura” en sus espacios editoriales.

Atravesado por la reflexión sobre las acciones y las responsabilidades del día a día así como por las prácticas que generan zonas de confort que llegan, incluso, a deslegitimar el oficio, Javier Darío Restrepo promovió el ejercicio de pensar fuera de la caja para reconocer las implicaciones que los actos discursivos del periodismo significan para el primer, y más importante, destinatario de la información: el lector.

Es así como, por encima de los lugares comunes que rondan a la profesión, la enseñanza de Restrepo privilegió tres momentos que enriquecen el contexto del periodismo y dibujan un panorama de acción para los que practican y viven el oficio: la capacidad de respuesta, a través del manejo adecuado de la información; la responsabilidad que deriva del uso de ésta en el trabajo periodístico; y una última, en la que estos tres elementos intervienen para que el periodismo sea integral, responda de manera clara al lector y, a través de ésta, sirva a la sociedad, haga parte de ésta y sea orgánico al privilegiar la verdad contra intereses de otros actores sociales.

En el caso del Periodismo Cultural, su importancia, y su urgencia, nace de abrir al máximo su campo de acción y reconocer que la diferencia es esencial para un ejercicio que afronte riesgos y transite por todas las campos del conocimiento humano. A diferencia de muchos que consideran que el periodismo cultural debe acotarse, Restrepo apunta que “ser distinto se mira como un enriquecimiento” y sugiere incorporar las voces marginales para enriquecer el diálogo de los lectores con la cultura así como para motivar una transformación de pasivo a activo en la recepción de los diversos productos culturales.

En este sentido, la ética es un motor de desarrollo personal para el periodista que no debe eximirlo de generar pasión en sus contenidos culturales. Resaltar el manejo del lenguaje, ahora en crisis por la adopción apresurada del discurso tecnológico, incorporar una actitud “esponja” para absorber y ser capaces de producir con innovación sobre temas que abarcan la totalidad de la experiencia humana, y adoptar un formato híbrido en el que haya un pie en los medios análogos y otro que experimente en los virtuales, fueron resultados que surgieron en la conversación liderada por Restrepo, quien no dudó en exhortar a acoger, con pausa pero sin prisa según sus palabras, un enfoque humano para responder al lector sobre sus necesidades vitales en cultura, un campo que día a día crece con innovaciones surgidas desde la necesidad humana de crear para vivir.

 

Héctor Delgado

Ética y Periodismo Cultural, según Javier Darío Restrepo
Artículos relacionados:
El sabor histórico de un encuentro culinario
El Primer Foro gastronómico acampó el pasado 13 de septiembre en la ciudad de Valledupar con su s
Álvaro Castro Socarrás, el apóstol de la cultura en Valledupar
No hay título que defina mejor la labor de Álvaro Castro Socarrás que el que fue mencionado en el
Los pendones que avivan la ciudad de Valledupar
Desde el primero de septiembre, los monumentos más representativos de la capital del Cesar han roto
El Macondo de Alejandra Matiz
Descubrir  los sentimientos de amor entre  parientes de sangre que se unen más allá de lo posibl
 

.

.


.::Marciano Martínez habla de los últimos días de Diomedes Díaz::.
Hubo un error cargando el vídeo, verifique que tiene habilitado JavaScript y el complemento Flash.

Instituto de Formación y Liderazgo SION

.::Joe Arroyo en el estudio de grabación::.
Hubo un error cargando el vídeo, verifique que tiene habilitado JavaScript y el complemento Flash.


.

.

.

.

.

YouTube