Viernes, 18 de ago de 2017
Valledupar, Colombia.

Yariv Oppenheimer

La paz se construye siempre sobre gestos simbólicos y muestras bienintencionadas. En el ciclo dedicado a la “Negociación y la Justicia” de la Escuela Vallenata de la Paz, el pacifista israelí habló de su experiencia en uno de los conflictos más intensos y duraderos del mundo.

Defensor de una paz negociada con los palestinos, el dirigente de la mayor organización pacifista israelí (Peace Now) explicó que el conflicto no sólo es entre Israel y los palestinos, sino también entre la sociedad israelí misma.

“Hace pocos días, cuando me iba de viaje a Colombia, uno de los pasajeros en el aeropuerto me reconoció de haberme visto en la televisión y me dijo: “¿Dónde vas?”. Le dije que me iba a Colombia y me contestó: “Está muy bien. Vete muy lejos de aquí”.

En Israel, estar a favor de la paz es algo muy controvertido. Los recelos, el patriotismo exacerbado hasta límites inconcebibles y el fanatismo religioso han hecho del conflicto palestino-israeli una cuestión de máxima crispación.  

El mayor motivo de discusión es la zona de “West Bank”, que los palestinos reclaman como suya pero que los israelíes no quieren ceder por cuestiones de seguridad y de religión. “En Israel, hay personas como yo, que están de acuerdo y consideran que [la West BanK] debe ser un estado palestino.  Pero otros consideran que debe estar bajo control israelí. Este es el mayor conflicto dentro de la sociedad israelí”, comentó Yariv Oppenheimer en su presentación.  

La respuesta de terror de los grupos violentos palestinos ha hecho que ese sentimiento de inseguridad perdure a lo largo de los años, impidiendo así que la población israelí consiga ponerse de acuerdo. “El miedo y la falta de confianza van en contra de la paz”, explica Yariv Oppenheimer tras recordar la muerte de Isaac Rabín, el hombre que firmó la paz con Yasser Arafat en 1993.

Sin embargo, Yariv quiere ser optimista. Según él, un simple gesto puede ser motivo de cambio. Para ilustrar esta idea explica que, después de los múltiples conflictos que marcaron los primeros años del estado de Israel, la paz con Egipto fue una gran sorpresa y generó mucha ilusión. Era la primera vez que Israel hablaba de paz con un estado vecino. De repente se sintió mucha esperanza.

“En la paz, hay que mirar lo sencillo. El motivo por el cual el pueblo israelí apoyó la paz con Egipto es porque el gobierno egipcio estaba listo para hacer un paso firme y hablar de paz con Israel”, comentó Yariv Oppenheimer.

“Cuando tienes al enemigo de ayer que se acerca y habla contigo de un futuro pacífico,  eso hace que toda la situación cambie”.

 

PanoramaCultural.com.co 

Artículos relacionados

El hombre que enterró a Gabo para ganarse un nombre
El hombre que enterró a Gabo para ganarse un nombre
Hace unos días, una noticia trágica hizo temblar las redes sociales. La muerte de...
Edgardo Mendoza, bajo el chorro
Edgardo Mendoza, bajo el chorro
El periodista y abogado Edgardo Mendoza es el autor de ‘Tiro de chorro’, una columna...
De la ruta de la gasolina a la ruta de la almojábana
De la ruta de la gasolina a la ruta de la almojábana
A Luis Carlos Montejo Vega lo encontré en ‘la plaza de las almojábanas’ del...
En el corazón de Escallón y el corazón de Fides
En el corazón de Escallón y el corazón de Fides
A Alejandro Escallón le pregunté quién era él, cómo se definía. Al escuchar su...
En La Guajira, “el agua es melancolía, sólo la aridez perdura”
En La Guajira, “el agua es melancolía, sólo la aridez perdura”
Había intimidad, confianza, música, trago, comida, alegría y lamentos exorcizados....
.::La exposición "Leo Matiz" en México::.
.::El muralista de la lente en México - Gia Todaro::.