Martes, 17 de oct de 2017
Valledupar, Colombia.

Paul R. Williams / Foto: Archivo PanoramaCultural.com.co

La reparación es un punto clave en todo proceso de paz. Un asunto fundamental para que la reconciliación sea sostenible. Sin embargo, no deja de ser un tema espinoso cuando se trata de ponerlo en práctica.

El experto Paul R. Williams, asesor en numerosos procesos de negociación internacionales e integrante de la reconocida firma americana PILP (Public International Law & Policy Group), explicó en el ciclo de conferencias de la Escuela Vallenata de la Paz lo que implicaba semejante empresa y los retos que suponía.

Cuantificar el valor de las indemnizaciones es uno de los puntos más delicados, sobre todo en un conflicto como el colombiano, en el que las víctimas se esparcen en un periodo amplio de la historia del país. Reunir a las víctimas con ese propósito es un gran reto, sin embargo, es algo que debe intentarse para evitar otro conflicto de intereses más adelante.

En un segundo lugar, interviene otro reto importante: el momento en que deben pagarse las reparaciones. “Aquí es cuando debemos tomar un cierto número de decisiones. ¿Haremos reparaciones simbólicas o no?”, comentó Paul R. Williams.

El ejemplo de Sudáfrica puede ayudarnos ya que se consideró que el Estado necesitaría 9000 billones de dólares para reparar a las víctimas. No obstante, sólo disponía de 39000 millones de dólares. “Finalmente, decidieron entregar 3000 millones de dólares a los que testificaran como víctimas antes de las comisiones de la verdad. Fue una reparación totalmente simbólica”, explicó Paul R. Williams.

Combinar reparación económica con reparación simbólica es una solución atractiva ya que permite paliar las dificultades presupuestarias pero también intervenir en diferentes niveles. “La comunidad internacional es cada vez más consciente de la necesidad de sanar a las víctimas y permitir a las víctimas reintegrar la economía –manifestó Paul R. Williams–. Por eso hay cada vez más interés en desarrollar fondos –fondos fiduciarios o bancarios- para compensar y reparar a las víctimas. Esto sería algo que podría beneficiar a las comunidades afectadas en Colombia y a lo que habría que pensar”.

En materia de reparación simbólica, es, según Paul R. Williams, necesario ampliar la definición y entender que existen muchas otras alternativas. “Tener una mesa de víctimas en un proceso judicial es una forma de reparación –explicó el experto estadounidense–. Tener una comisión de la verdad, e integrar a las víctimas dentro de los supervisores u organizadores, es una forma de reparación”.

“Cuanto más se centre la justicia en las víctimas, más duradera será la paz”, concluyó Paul R. Williams.

 

PanoramaCultural.com.co 

Artículos relacionados

“Mi corazón debe comportarse y cogerla suave”: Andrés Beleño
“Mi corazón debe comportarse y cogerla suave”: Andrés Beleño
Hace dos meses, el hombre que tiene como mejores compañeros a los versos y cantos...
10 formas de engañar al votante en plena campaña electoral
10 formas de engañar al votante en plena campaña electoral
Con el inicio de las campañas políticas, ya vuelve en primera línea el protagonismo...
Una historia de vida, muertes, cantos y resiliencia
Una historia de vida, muertes, cantos y resiliencia
Que la música, como el amor, es una medicina efectiva para sanar las heridas del...
La pasión por la selección colombiana
La pasión por la selección colombiana
El fenómeno se confirmó nuevamente el viernes 06 de septiembre con un baile de...
La historia de Don Jacob Luque García y La Nueva Paciencia
La historia de Don Jacob Luque García y La Nueva Paciencia
Jacob Moisés Luque García –el gran homenajeado del Mundial de Músicas de Acordeón...
.::La tiendecita original: patrimonio gastronómico de Barranquilla::.
.::La casa grande, adaptación libre del cuento de Álvaro Cepedio Samudio::.