Música y folclor

A Diomedes Díaz lo traicionó el corazón

Juan Rincón Vanegas

27/01/2014 - 11:10

 

Eneida Cuadro, seguidora de Diomedes DíazAy Doctor Eduardo Arredondo hágame el favor

vengo aquí porque en verdad es que me siento mal

y usted como es un cardiólogo en especial

yo quiero que me examine el corazón

porque es que me lo acaban de maltratar

y ahora me quedó en el pecho un fuerte dolor.

El hombre que tanto le cantó a su corazón levantó el vuelo antes de tiempo en momentos en que estaba estrenando canciones. Definitivamente, Diomedes Díaz nunca pensó que su corazón bueno y enamorado le jugaría una mala pasada y menos cuando sus versos los dirigía directamente desde el lado izquierdo de su pecho.

Su corazón dejó de palpitar estando dormido, no le permitió seguir viajando por la vida y tampoco le otorgó el favor de pedirle sobretiempo o acudir directamente al doctor Ronny López, debido a que el médico Eduardo Arredondo Daza, se le había adelantado y no le podía tomar un electrocardiograma, ni hacerle el trasplante que le había pedido en la canción: ‘Mi corazón’.

El órgano clave de su aparato circulatorio hace seis años había dado muestras de no palpitar al ritmo adecuado, pero la ciencia médica estuvo oportuna y se lo mejoró, teniendo que estar en controles y tomando varias pastillas diarias. Al fin y al cabo no fue tarea fácil porque estaba cargado de penas para un solo corazón.

El estado de salud de Diomedes Díaz, siempre tenía en vilo a sus familiares, amigos, fanaticada, y la última vez que corrió la noticia de su muerte fue el martes 30 de octubre de 2012, cuando sufrió un accidente automovilístico camino a su finca Las Nubes. Esa vez indicó que “La Virgen del Carmen me protegió y sigo con vida hasta nueva orden”.

Tiempo para Dios

En medio de los sucesos, algunos buenos y otros polémicos, que encerraron la vida de Diomedes Díaz, en muchas oportunidades tuvo ocasión de darle “Gracias a Dios”. Precisamente en la canción que tiene el mismo título hizo confesiones que era pecador, pero también pedía que purificara su alma y con amor le concediera la salvación bañando con su sangre el cuerpo de ese cristiano.

La constancia vence lo que la salud no alcanza

y eso significa que Dios ha estado conmigo

me acompaña en el camino y me libra de la maldad

y entonces de allá pa' ca’ yo me arrodillo y le digo

Ay... Señor... tantas penas, pero contigo voy hasta el fin

hasta que tú me dejes vivir aquí en la tierra.

Además, de lo anterior pidió que le cuidara a sus hijos y especialmente a sus seguidores y los colmara de bendiciones. “Dios mío te amo, no me abandones, yo siempre quiero estar a tu lado”.

Dos corazones

Diomedes Díaz estaba tan convencido de la fidelidad de su corazón que en la misma canción pedía un trasplante, pero se arrepintió casi al instante porque entendió que era bueno y no merecía que lo sacara de su pecho para dejarlo a un lado. Incluso prometió hablar con Alejandro Obregón para que se lo pintara en un cuadro. “Y bonito que me quedará”, dijo en esa ocasión.

Dicen los abuelos que el corazón es arbitrario e indomable y cuando se cansa de mandar señales de vida no hay canto, ni pintura que valga y con Diomedes no fue la excepción, lo traicionó.

Ay si yo tuviera dos corazones

te quisiera doblemente mi vida

ay si yo tuviera dos corazones

te quisiera doblemente mi amor.

Un corazón pa' quererte

un corazón pa' adorarte.

La fiel seguidora

En esa cosecha de recuerdos de los corazones que se alegraron con sus canciones aparece Eneida Isabel Cuadros Solis, quien es la más fiel seguidora de Diomedes Díaz, en San Juan del Cesar y sus alrededores.

Entonces, para demostrarlo, de una habitación va sacando camisetas, gorras, bolsos, collares, pulseras, aretes, fotos, afiches, casetes, discos, cds, cuadros, pinturas, recortes de revistas y periódicos, todo con la estampa de Diomedes. Además, y de ñapa un equipo de sonido donde únicamente han sonado las canciones de su ídolo.

Enseguida sorprende con una maleta donde tiene fotos con el artista, autógrafos, cartas de aliento y otros detalles. Sin más preámbulos, recuerda al cantor campesino que vio en distintos escenarios, que lo trató en varias ocasiones y que le regaló una toalla pequeña, color  blanco, que todavía no ha lavado y ahora menos lo hará.

“La calidad humana, el carisma y la voz de Diomedes desde muy joven se me metieron en mi corazón. He sido una de esas seguidoras que de mi cuenta le hago en las fechas especiales mi propio agasajo. Ejemplo, cada 26 de mayo despierto a los vecinos poniendo infinidad de veces la canción ‘Tu cumpleaños’ y al mediodía brindo comida. Y cuando salía un trabajo musical ni se diga, la bulla era grande”, dice muy orgullosa.

Ella, siempre soñó que Diomedes Díaz conociera el templo que con mucha dedicación le hizo desde hace varios años y donde los recuerdos tienen caras alegres y música de acordeón. Precisamente, cuando habla de eso se enguayaba porque su artista se fue cuando estaba feliz con las nuevas canciones.

Ahora inconsolable, dice que hubiera querido irse primero para el cielo y no quedarse sin ‘El Cacique’, ese que ponía de fiesta su corazón, que le alimentaba el alma y que supo darle sentido a su vida de fiel seguidora. Una seguidora inigualable que todos los días asiste a su propio templo Diomedista.

 

Juan Rincón Vanegas

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El sueño de la música sigue vivo

El sueño de la música sigue vivo

Hace un año, Valledupar presenció el nacimiento y la presentación oficial de su Orquesta Sinfónica, acompañada por un grupo de ens...

La parranda vallenata, un manual de iniciación para profanos

La parranda vallenata, un manual de iniciación para profanos

  Que no se trata de un estudio sesudo y académico sobre la música vallenata, advierte el autor. “¡Líbrelo Dios de eso!” Qu...

El regalito

El regalito

Carta cargada de sentimientos, preñada de esperanza y con plena confianza en la atención de cualquier solicitud por difícil que pare...

Rafael Camacho Sánchez, otro juglar de la ciénaga de Zapayán

Rafael Camacho Sánchez, otro juglar de la ciénaga de Zapayán

  Cuando Rafael Camacho Sánchez se mudó de Rosario de Chengue para Bálsamo, a principios de siglo XX, era un joven que sabía int...

Sombras

Sombras

“Sombras nada más, en el temblor de mi voz” Canta Héctor Lavoe LA CARRERA SÉPTIMA parecía un río de aguas espesas. Cantante...

Lo más leído

La historia detrás de la canción “La piragua” de José Barros

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

La entrañable amistad entre Rafael Escalona y García Márquez

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Internet: identidad e impacto cultural

Antonio Ureña García | Tecnología

El Vallenato protesta (I)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

El Vallenato de Rafael Escalona

Darío Blanco Arboleda | Música y folclor

La tendencia de la nueva ola en el Vallenato

Nicolás Méndez Galvis | Música y folclor

Mil sustantivos, una locura sabia del Ángel bohemio

Carlos Llanos Diazgranados | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados