Charlotte Salomon o el aullido de la soledad

Literatura

Berta Lucía Estrada

27/11/2014 - 06:55

 

Charlotte Salomon

Charlotte Salomon (Berlín 16 de abril de 1917-Hornos crematorios del Campo de Exterminio Nazi de Auschwitz 10 de octubre de 1943).

A pesar de haber sido toda mi vida una amante de la pintura sólo supe hace pocas semanas de la existencia de la artista alemana, de origen judío, Charlotte Salomon. Y no porque no haya sido una gran artista; por el contrario, las personas que la conocieron,  y la obra que dejó, hablan de un genio de la pintura, de una mujer inteligente, extremadamente culta, melómana, gran conocedora de la historia del arte y del teatro. Su nombre simplemente ha sido ignorado por los museos europeos, incluyendo la rica y variada vida cultural berlinesa. Su obra sólo fue expuesta en los años 60, y aunque la crítica fue unánime en catalogarla como una gran artista, pronto dejaron de hablar de ella y hoy en día pocos saben de su existencia.

Supe de ella gracias a Charlotte, el libro de David Foenkinos  (Francia-1974) que acaba de ganar, en el espacio de días, dos grandes premios literarios: Premio Renaudot y Premio Goncourt de Lycéens. Foenkinos es hoy por hoy uno de los escritores con más prestigio en las letras francesas, y ha sido traducido a más de treinta lenguas.

Charlotte es la primera obra que leo de este autor, compré su libro en la semana de la Rentrée Littéraire 2014; o sea antes que ganase el Premio Renaudot, pero no lo leí sino hasta hace dos días.

Lo hice con fruición, descubriendo en cada línea los rasgos de una mujer atormentada, profundamente sola, que carga sobre sus hombros una terrible historia familiar que le será develada a los gritos por su abuelo en su refugio de Villefranche-sur-Mer, en sur de Francia. El secreto que asaltará sus oídos será el del suicidio de su madre, de su tía, del tío de su madre, de su abuela y un largo etcétera de suicidios de la familia materna.

Para entonces Charlotte, que ya lleva en el exilio bastante tiempo, que ha estado en un campo para refugiados alemanes en los Pirineos franceses, que ha sobrevivido a la Noche de los Cristales, y que ha debido separarse de su padre -médico de profesión, y de su madrastra, una conocida y respetada cantante de ópera- lucha por no perder la razón, lucha para no caer en las garras del delirio, lucha por no lanzarse ella misma al vacío. Pero antes veamos que pasó en

La Noche de los Cristales

El desenfreno es total.

Es así como tiene lugar la Noche de los Cristales.

Del 9 al 10 de noviembre de 1938.

Los cementerios son profanados.

Los bienes (de los judíos) son reducidos a la nada.

Miles de (sus) almacenes desvalijados.

Se obliga a muchos a cantar delante de las sinagogas a las que se ha prendido fuego.

A algunos les queman sus barbas.

A otros, rehenes en sus propios teatros, los golpean hasta matarlos.

Los cadáveres semejan basura.

Miles de hombres son internados en los campos

Miles.

Uno de ellos es el padre de Charlotte.

(Charlotte, de David Foenkinos, pág. 117, Edit. Gallimard,2014) *

Para sobrevivir a la tragedia Charlotte Salomon se refugia en la pintura. Como una posesa va a dedicarse por entero, por el espacio de 10 meses aproximadamente, a su obra ¿Vida? o ¿Teatro? Un complejo libro que surge de sus conocimientos musicales, teatrales, literarios y artísticos. Más que una obra artística y literaria es un grito silencioso en la oscuridad; es el grito de la soledad, del amor perdido y nunca reencontrado. Es el aullido de su propia tragedia, la tragedia de su familia materna, la tragedia de ser judía en plena Segunda Guerra Mundial, la tragedia de la separación de su padre, la tragedia que supone el acoso sexual del que es víctima de parte del abuelo materno.

Charlotte Salomon redacta textos y hace alusión a diversos músicos. Para esta obra, única en su género, pinta alrededor de 769 aguadas. Cuando pintaba siempre lo hacía cantando lieders de Schubert, pero también entonando las composiciones musicales de Beethoven y de otros músicos.  Los trazos expresionistas de su obra no son gratuitos; Salomon conocía las obras del grupo que había sido proscrito por Hitler y considerado como "arte degenerado".

Para concluir, quisiera resaltar el estilo de Charlotte, el libro de Foenkinos. Aunque pareciese que está escrito en verso, en realidad es una biografía novelada en la que su autor aparece cada cierto tiempo, y si digo que pareciese ser escrito en verso, es porque está redactado en pequeñas frases, así que lo que podría ser una estrofa es en realidad un párrafo.  El francés de Foenkinos es impecable, limpio, transparente, de una gran simplicidad, sin rebuscamientos literarios, sin amaneramientos; es un francés que se lee muy fácilmente. Posiblemente son las razones por la que le concedieron dos de los premios literarios más importantes en Francia. Por supuesto por la calidad estética del libro, por la investigación que hay detrás de él; pero sobre todo por haber penetrado ese mundo convulso de una artista genial y asesinada cuando sólo contaba 26 años y cuando esperaba su primer hijo.

Nota: Para mayor información sobre Charlotte Salomon pueden ver el siguiente video. No obstante, hay algunas inconsistencias con su verdadera biografía; entre ellas el hecho que fue exterminada cuando ya había dado luz a su hijo.

*Traducción libre de la autora del artículo.

 

Lucía Berta Estrada 

bertalucia@gmail.com 

Sobre el autor

Berta Lucía Estrada

Berta Lucía Estrada

Fractales

Berta Lucía Estrada Estrada (Manizales). Estudios: Literatura en la Pontificia Universidad Javeriana, una Maestría y un Diploma de Estudios Profundos (DEA) en literatura, en la Universidad de la Sorbona (París- Francia), una Especialización en Docencia Universitaria en la Universidad de Caldas, un Diplomado en Historia y Crítica del arte del Siglo XX y un Diplomado en Cultura Latinoamericana. Soy librepensadora, feminista, atea y defensora de la otredad. He publicado nueve libros, entre ellos La ruta del espejo, poesía, Editions du Cygne (Francia-2012), en edición bilingüe, Náufraga Perpetua, ensayo poético, Ediciones Embalaje-Museo Rayo, 2012, ¡Cuidado! Escritoras a la vista..., ensayo literario sobre la mal llamada literatura de género; y el ensayo sobre literatura infantil y juvenil ... de ninfas, hadas, gnomos y otros seres fantásticos. Docente universitaria en las áreas de lengua francesa, literatura hispanoamericana y francófona en la Universidad de Caldas; conferencista internacional y profesora invitada en universidades de Brasil y Panamá. He dado recitales de poesía en Colombia, Brasil, Francia, Panamá, Polonia y Alemania. Soy integrante de Ia Asociación Canadiense de Hispanistas y del Registro Creativo, éste último fundado por la poeta argentino-canadiense Nela Río.

Premios literarios:

Primer Premio Nacional de Poesía 2011 Meira del Mar, realizado por el Encuentro de Mujeres Poetas de Antioquia, con el libro "Endechas del Último Funámbulo", basado en la vida y obra de Malcolm Lowry.
Premio Especial, fuera de concurso, Ediciones Embalaje del Museo Rayo-2010, con el ensayo poético "Náufraga Perpetua".
2o puesto en el Concurso Nacional de Poesía Carlos Héctor Trejos Reyes-2011.
4o lugar en el XXVII Concurso Nacional de Poesía Ediciones Embalaje-Museo Rayo 2011.

Blog El Hilo de Ariadna, en www.elespectador.com
http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/
Blog personal: Voces del Silencio:
http://beluesfeminas.blogspot.com
*Correo electrónico: bertalucia@gmail.com

pauta

3 Comentarios


Isadora A. 27-11-2014 08:37 AM

¿Se consigue el libro en español?

Berta Lucía Estrada 27-11-2014 12:31 PM

Buenas Isadora Gracias por la lectura de Fractales Charlotte, el libro de David Foenkinos, acaba de ser publicado en Francia; así que para ser traducido al español habrá que esperar al menos dos años. Sin embrago, podría pensar en estudiar francés; una hermosa lengua que le abriría el cofre de Pandora, o al menos uno de sus cajones. Atte, Berta Lucía Estrada

Berta Lucía Estrada 28-11-2014 05:20 AM

Buenos días sr. Tapia Muchas gracias por la lectura que ha hecho de Fractales; pero sobre todo muchas gracias por el testimonio que escribe. La tragedia del Holocausto, La Shoah para los judíos, no puede ni debe ser olvidada. El año pasado escribí un largo ensayo sobre el libro Los oficios en clave de Atenea de la poeta colombo-alemana Clara Schoenborn. Puede buscarlo en mi blog El Hilo de Ariadna. ES un ensayo de tres partes y se titula: La Shoah en clave de Atenea de Clara Schoenborn; creo que le podría interesar. Un cordial saludo, Berta Lucía Estrada Estrada

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Las primeras líneas de 10 novelas de García Márquez

Las primeras líneas de 10 novelas de García Márquez

  “La escritura de ficción es un acto hipnótico”, sostenía Gabriel García Márquez. Cada palabra, cada detalle, tiene una f...

“El poema es acción y no contemplación, es subversivo”

“El poema es acción y no contemplación, es subversivo”

Rebeldía y franqueza, sentimiento y subversión. Así es como podríamos definir “Épica de la sangre” (Frailejón editores, 2013)...

Finalista del Primer premio de crónica: “Kajuma”

Finalista del Primer premio de crónica: “Kajuma”

“¡Caramba! esa mujer parece salida de una pintura de Kajuma”; la expresión la lanzó el amigo Carlos Guevara,  cuando vimos pas...

Hazel Robinson y la lectura de las islas colombianas del Caribe

Hazel Robinson y la lectura de las islas colombianas del Caribe

La literatura tiene ese poder de transportarnos a otros lugares y otras épocas, de proveer información y anécdotas sobre eventos cla...

Rosenda cultiva truenos con la lluvia

Rosenda cultiva truenos con la lluvia

  La aldea es silenciosa, largas las calles y las casas separadas por patios verdes y piedras grandes del color de la tierra. Se l...

Lo más leído

La danza contemporánea en Colombia

Vilma Guzmán | Artes escénicas

Árboles en el paisaje vallenato

José Atuesta Mindiola | Literatura

Julio Erazo Cuevas, el juglar guamalero

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

El castigo físico en los niños

Maira Ropero | Bienestar

El Vallenato protesta (II)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube