Música y folclor

Aquellos coristas de la música vallenata

Fabio Fernando Meza

08/12/2015 - 05:55

 

Juan Piña Valderrama y su coro

Cómo cambian los tiempos arrastrando todo con ellos. De aquellos días lejanos donde al acordeonero del conjunto vallenato que oficiaba de cantante, le hacían los coros quienes tocaban la caja y la guacharaca, ya no queda sino la añoranza.

A medida que el vallenato se fue vistiendo de saco y corbata, cuando su mensaje salió de las murallas de las sabanas del Cesar y la Guajira, comenzó a evolucionar el grupo vallenato como tal, y se dio cabida a nuevos integrantes. Fue así, como por ejemplo, el acordeonero dejó de cantar (en una ocasión Emilianito le dijo en un verso a Poncho y a Diomedes: "Voy a tratar de cantar/y lo juro por mi Dios/yo les dejo el canto a ustedes/que cantan mejor que yo/"), dándole paso al cantante propiamente dicho.

En sus ansias de innovación continua, al gran  Alfredo Gutiérrez se le ocurrió adornar sus estribillos con voces diferentes y notó que los coros le daban otra presentación a la canción vallenata. Esto enseguida fue seguido por todos los grupos vallenatos que se iniciaban a finales de la década de los 60’s, y se ha ido perfeccionando hasta la actualidad.

A los amantes del buen vallenato, cuando escuchamos las grabaciones de esos tiempos, nos alegra el alma volver a oír los coros por ejemplo de Gabriel Chamorro (“Chamorrito" como cariñosamente le llamaban sus amigos), Ángel Fontanilla, Julio Morillo, Álvaro Molina, Juan Piña,  Marcos Díaz y Jairo Serrano.

Hay que anotar  y valorar la entrega de estos grandes coristas y los apuntes que quedaron para la historia  en sus grabaciones. Qué alegría produce en el corazón el escuchar esos diálogos espontáneos que  brotaban del alma, entre cantantes y coristas  enriqueciendo de paso a la canción.

Me propongo rescatar para esta crónica algunas de esas anotaciones espontáneas que se hacían en esa época gloriosa:

 “Oye Poncho, ¿y qué te inspiró a hacer este merengue tan lindo?”, pregunta el corista en la canción “Muero con mi Arte”, incluida en el álbum "Una voz y un Acordeón". -Motivos Chamorro, motivos-, le responde Poncho Zuleta emocionado, al inolvidable "Chamorrito”. Los motivos que Poncho no dice, los canta, son motivos musicales, de llevar el vallenato corriéndole en las venas. ¡Que buen motivo!

Al corista  Ángel Fontanilla no se le puede olvidar, es uno de los precursores del coro en las canciones vallenatas, en la  grabación de la canción Invitación Parrandera, incluida en el álbum "Una Voz y un Acordeón", a Poncho Zuleta el autor de la canción  le pide: "tráete a Jike Cabas lo mismo que a Fontanilla/esa gente buena que le gusta el acordeón/ pa' que coman chivo y beban bastante ron...".

Se nota en esta estrofa la importancia de los coristas dentro del grupo, y los amigos de los cantantes son conscientes de ello y los solicitan para que se sumen a la parranda como piezas fundamentales dentro del engranaje musical. En este álbum, en la canción “Fortuna y desdicha”, el corista pregunta: ¿y por qué cantas así, Poncho?, y el intérprete responde: “Sentimiento, `Fonta`, sentimiento…Y es verdad, porque hasta lo siente uno que lo está escuchando. En la hermosa canción “Uno es así”, del álbum “Volumen 15”, Ángel Fontanilla pregunta: ¿y para quién es esto Poncho?, y el cantante le responde emocionado: “para mi compadre Herbacio Valdeblánquez y la niña Clara”. Aquí se encuentra el valor y el sentido profundo de la amistad que el corista recuerda nostálgico.

Julio Morillo y Álvaro Molina. Estos tradicionales coristas tienen un sitial bien ganado en los anales de la música vallenata. ¿Quién no recuerda a Diomedes en la canción “Sol y Luna” incluida en el álbum "La Locura", cuando el cantante dice: “oye, Julio”, y el corista le responde: Sentimiento, Diomedes ay... Era necesario que el corista expresara lo que el cantante sentía al momento de interpretar la canción. Había mucha compenetración y derroche de juventud.

En la composición “Que me mate el dolor” del álbum "Tu Serenata", Julio Morillo dice: “y nos vamos pa' la Junta, pa'l festival del fique”; y Diomedes le responde con el alma en la mano: ¡“claro "Jullo" vámonos pa`lla`!”.

En esos tiempos se aprovechaba para darle publicidad a los festivales que se realizaban en la zona, y qué mejor que lo recordara un corista y lo reafirmara el cantante que empezaba a perfilarse como uno de los grandes.

En el paseo “La egoísta” del álbum “La Locura” Julio Morillo dice: “¿Y a qué te sabe esto Diomedes? “ Y el cantante le responde herido: a la gillette, a la cuchilla, Julio. Lógicamente que se refiere en sentido figurado a la mujer que le está haciendo daño.

En la canción “No se justifica” del álbum “Tres Canciones”, Diomedes anima al gran corista: “Compadre Julio Morillo, pa’lante hermano mío”. En el hermoso merengue “La carta” del álbum "La Locura", Álvaro Molina dice: “compadre Diomedes, ¿y para quién es esa carta?”, “para la mujer que yo más quiero en el mundo, Álvaro”, responde el cantor. Son mensajes de amor que quedan como el compromiso del cantante con la mujer de la cual está enamorado; es una forma de hacer público el romance, a lo que el corista aporta su grano de arena.

Por supuesto que no olvidamos a Jorge Oñate cuando en la canción “Oye tú”del álbum “Noche de Estrellas”, Julio Morillo dice: “y en Bogotá…”, Jorge contesta: “Perdomo Ché”, ¿y en Barranquilla, Jorge?, le dice Julio, y el Ruiseñor responde: “Edgar Perea”.

Observamos en este diálogo que la razón es saludar a dos personajes de trascendencia nacional para mostrar que el vallenato ya se extiende por todas las regiones del país. Y en la canción Amor Comprado de la grabación titulada “El cambio de mi vida”, Julio Morillo interviene: “Oye Jorge, y es que amor comprado no vale”. “¡Claro “Jullo!”, le responde el Jilguero de América. Se hace gala aquí de las paradojas de la vida costeña.

A mi hermana Isyoli le agrada mucho escuchar cuando en la canción “Nació mi poesía”, del álbum "Ruiseñor de mi Valle", Jorge Oñate le dice a Julio Morillo: “oye Julio, y así como esta melodía... “y el corista le responde con toda la sinceridad y una verdad de a puño: “¡es Valledupar, Jorge!”.  No creo que haya otra manera de confesarle a esa región lo hermosa que es, y cuánto la añoramos. También se entusiasma ella cuando Julio Morillo dice: “Oye Beto vámonos pa’ Ciénaga…”, y el Cantor Triunfante le responde: “Claro  “Jullo”, a parrandear con los Hermanos Dangond…”. Esta anotación nos muestra que el vallenato es eso: una  parranda de amigos, unos versos al amanecer, un sancocho de gallina y un abrazo sincero. Esta anotación se encuentra en la canción La Tiendecita del álbum “Lo Máximo”.

Además de destacarse como corista, Marcos Díaz se destaca como excelente compositor y cantante. Hicieron historia sus coros acompañando a los grandes del vallenato como a Diomedes Díaz, Beto Zabaleta, Alejo Durán, Emiliano Zuleta Baquero, Luís E. Martínez, Abel A. Villa, aparte del Binomio que fue la agrupación que lo vio crecer en el ámbito artístico. En la canción “El que espabila pierde” del álbum "Clase Aparte", Rafa canta:” Chiche Ovalle espabiló/ y Marcos se la quitó/…”, refiriéndose a sus coristas.

Hablar de Juan Piña es rememorar aquellos tiempos que ojalá volvieran. Hoy  gracias a la magia de los discos compactos, podemos escuchar a Diomedes en la canción “Cristina Isabel”del álbum "Tres Canciones" donde Juancho le colaboró en los coros cuando dice: “como quiere mi compadre Juancho Piña”; o en la canción “Surgió una Voz”, cuando Juancho Piña le dice a Diomedes: “Bueno, Diomedes Díaz, ¿nos vamos pa´l Difícil?, y el Cantante le responde: “Allá nos vemos Juancho”. Qué tiempos aquellos donde todos los cantantes vallenatos se aventuraban a cualquier pueblo llevando sus mensajes en cada canción, y muchas veces un amor escondido queda de recuerdo, aquí Juancho se lo recuerda alegremente al Cacique.

Juan Piña Valderrama también acompañó a su compadre Rafael Orozco en los coros. Se puede escuchar en la canción “Despedida de Verano” en el álbum "Los Elegidos": “Juan Piña, la pelo mocho...” o en la canción “Muere una Flor”del álbum "De Caché": “muchas gracias Juan Piña, ay Janeth!”, le dice Rafa. En la canción “Mosaico en Vivo” del álbum “Internacional” donde puede escucharse: “y como siempre mi compadre Juan Piña y Janeth…Juuupa!”, dice Rafa.

En la grabación que hiciera Daniel Celedón al lado de Israel Romero, se puede apreciar también el coro inconfundible de “Juancho”. En todos los apuntes que hacen Rafa y Juancho se observa la hermandad, la mamadera de gallo, entre el cantante y el corista, pero sobre todo el respeto y la admiración mutua.

A pesar de no haber nacido en tierras vallenatas, al opita Jairo Serrano se le metió el vallenato en la sangre, y su espectacular voz sirvió de coro a los grandes intérpretes del vallenato como el Binomio de Oro, Diomedes Díaz, Otto Serge e Iván Villazón.

En el merengue “De la Junta a la Peña” incluida en álbum "Fiesta Vallenata, Vol 8" Diomedes Dice: “mis compañeros, Jairo Serrano y Julio Morillo, acaben, acaben...” Aquí el cantor de los pueblos les hace un pequeño homenaje a sus coristas de esos momentos. En la canción “Un día muy triste”, a Daniel Celedón se le oye decir: Jairo Serrano, vámonos pa´ Neiva...

Se me haría interminable plasmar aquí, tantas anotaciones hechas por esos inolvidables coristas en las grabaciones que hicieran con tanta entrega y amor al canto vallenato.

Nos embarga la nostalgia saber que ya esa etapa fue quemada, que ya no se dará más en la historia de la música vallenata esa picardía, esos apuntes jocosos, estos diálogos espontáneos, que desde luego, también hacen parte de la identidad del vallenato.

En la actualidad los coristas han cambiado. Ahora todo es bajo libretos, bien calculado, demasiado milimetrado como pasa con los famosos saludos vallenatos que al igual perdieron espontaneidad.

Desafortunadamente, algunos de estos coristas no están hoy con nosotros, otros siguieron brindándole su talento al folclor como solistas y compositores, otros decidieron dedicarse a sus negocios particulares

Que sea esta la ocasión para decirles a esos grandes coristas que siempre lo llevamos en el corazón y en nuestro canto. Que no los olvidaremos nunca.

 

Fabio Fernando Meza

fafermezdel@gmail.com

Sobre el autor

Fabio Fernando Meza

Fabio Fernando Meza

Folclor y color

Cronista colombiano originario de San Fernando (Santa Ana, Magdalena). En esta columna encontrar textos sobre la música vallenata, su historia y sus protagonistas, así como relatos cortos que han sido premiados a nivel nacional e internacional.

2 Comentarios


TOBY MURGAS - CANTANTE DE MÚSICA VALLENATA 25-06-2016 12:15 PM

Amigo FAVIO FERNANDO MEZA, he notado que los periodistas en estas importantes notas casi siempre nombran es a los más connotados artistas creando una estela de desinformación, me refiero en este caso a nuestros grandes coristas tal es el caso de JAIRO SERRANO solamente mencionan que les hizo coros a DIOMEDES, al BINOMIO, a VILLAZÓN desconociendo que los primeros coros que el opita hizo fue a HECTOR ZULETA y ADANÍES DÍAZ en el LP ESTRELLA FUGAZ (1980) lo mismo que el segundo coro fue a TOBY MURGAS y ENDER ALVARADO en el LP SORPRENDENTES (1980) después fue que les hizo a los demás, al pueblo en estas épocas de declaratorias hay que llevarle en lo posible las verdaderas memorias históricas.

GUILLERMO ALVARADO OSORIO 26-04-2018 08:37 PM

ACROSTICO - HOMENAJE AL OPITA DE ORO. (GUILLERMO ALVARADO O) JUGLAR OPITA, DE LA VOZ, Y LAS CANCIONES, AMANTE DEL FOLCLOR, Y DE SUS SONES, INSPIRADOR DE LOS AMORES, RETUMBANDO, EN LOS OIDOS ESAS ENTONACIONES OH, QUE SOLO LOS DIOSES DEL CANTO, Y POESIA, SIEMBRAN EN LOS CORAZONES. Y EN EL ALMA, LA ESPERANZA, POR EL AMOR INALCANZABLE, O EL RECUERDO, DEL AMOR INOLVIDABLE. REMEMORO LAS GRANDES INFLEXIONES, EN LOS COROS CON ADANIES DIAZ, VILLAZON, OÑATE, PABLO ATUESTA, OTTO SERGE, Y NO SE OLVIDA, SU VOZ ELONGADA, EN CAMINO LARGO, CON DIOMEDEZ, O VIEJOS ANHELOS, NAVIDAD, TE QUIERO, CON EL BINOMIO DE ORO. COBIJAS Y MARTHA, COMO SOLISTA, AL ESTRELLATO LO LANZARON. UN MUNDO DE CONFUSION, DE ROMUALDO Y DE RAFA MANJARREZ, CON EL ALMA EN LA MANO, TE ENCONTRE, GRACIAS AL CIELO Y NADA, CANCIONES QUE NOSOTROS DISFRUTAMOS. GRACIAS POR TODOS LOS CANTOS, Y QUE EN EL CIELO CON HECTOR, MARIO Y ADANIES, AMOR POR EL FOLCLOR NOS ILUMINE, PARA SEGUIR QUERIENDO AL VALLENATO.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La necesidad de una escena “underground” en la música vallenata

La necesidad de una escena “underground” en la música vallenata

  Ahora que se avecina la conmemoración del cincuentenario del Festival Vallenato, que seguro será motivo para nuevos conversator...

Romualdo Brito y la historia de sus 1499 hijos

Romualdo Brito y la historia de sus 1499 hijos

Los ha engendrado durante cuarenta años en los que ha estado recorriendo el mundo, desde su natal Treinta, en las entrañas de La Gu...

El Pilón y otras delicias que causaron sensación

El Pilón y otras delicias que causaron sensación

Todos sabíamos que el 26 de abril algo ocurriría en el corazón de Valledupar. Sabíamos que por una de sus principales arterias, la ...

Cuna de Acordeones, un ‘aprobado’ en la lista de Kalata Mendoza

Cuna de Acordeones, un ‘aprobado’ en la lista de Kalata Mendoza

Ese día se levantó temprano y no desayunó. Se fue a casa de Wilber –su hermano- y pasó toda la mañana en ayuno, orando y dando...

Un festejo por la vida, bajo el universo mágico de la tambora

Un festejo por la vida, bajo el universo mágico de la tambora

Es un sonido que llama, que invita, que atrapa; que retumba en las entrañas, las acopla a él y brota por todo el cuerpo con movimient...

Lo más leído

Chistes para contar en Navidad

Marian Otero | Ocio y sociedad

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Desde “El cielito” del Loperena

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Alimentar dos pájaros con un pan

Diego Andrés Miranda | Medio ambiente

CPV: mucho coaching y oraciones, pocos vinos

Edgardo Mendoza (y confidentes) | Opinión

Los Gatofríos

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube