Jueves, 23 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

Los representantes de los 4 mayores partidos políticos en las elecciones españolas

En un artículo publicado con anterioridad en PanoramaCultural.com.co, titulado Latinoamérica o Grecia: el miedo como instrumento económico, señalábamos cómo los mismos estereotipos utilizados para amedrentar a la población ante la inminente victoria de Lula en Brasil, al señalar que la llegada de un nuevo gabinete impulsaría un cambio de modelo económico afectando negativamente a los mercados y con ello a la economía del país, fueron utilizados cuando Rafael Correa -aún en plena campaña electoral pronunció la frase  “Primero nuestra gente, luego los banqueros, el Fondo Monetario y todos los acreedores”.

Los mismos sones apocalípticos volvieron a sonar al solicitar Grecia la restructuración de la deuda contraída con el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. Como señalaba el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz (Obligar a Grecia a ceder, “El País” Junio de 2015): “Se trata de amedrentar a la población y a la opinión pública mundial para que no se desvíe de la senda trazada por los poderes económicos para, de esta manera, multiplicar los beneficios de las grandes corporaciones con el empobrecimiento de la población en general y la destrucción del denominado Estado de Bienestar”.

¿Qué había producido esa situación de crisis y dependencia de las ayudas económicas en Ecuador o en Grecia? Como decíamos en nuestro artículo citado anteriormente:“años de implementación de un modelo económico nefasto y corrupción”; pero de eso no se habló nunca.

En  la actualidad, España se encuentra en plena campaña electoral y los partidos políticos activan  sus estrategias para posicionarse por encima de sus competidores; estrategias que se encuentran, lógicamente, muy condicionadas por las encuestas sobre intención de voto. Sea cual fuere el medio que las publica y el sesgo ideólgico de las mismas –a estas alturas no nos vamos a creer en la objetividad de estos instrumentos- todas dan como primera fuerza política al partido que ha desarrollado la labor de gobierno en mayoría absoluta –el Partido Popular (PP)- seguido, no de la alternativa tradicional al anterior grupo político y completando con él un bipartidismo hegemónico durante los últimos 40 años –el Partido Socialista Obrero Español (PSOE)-, si no de una alianza entre las fuerzas de izquierda que lograron representación parlamentaria en las fallidas elecciones de Diciembre del 2015. Estamos hablando de la cualición Unidos Podemos. Dicha coalición está formada por Izquierda Unida –heredera del histórico Partido Comunista de España- y el nuevo partido denominado Podemos, surgido a raiz de denominadas movilizaciones del 15 Mde las que ya hablamos en un artículo anterior.

En estas elecciones, el denominado “sorpasso“comienza a ser más una realidad que una amenaza.  Dicho término proviene del italiano y su traducción literal sería "adelantamiento" o "superación"; sin embargo, en política sus orígenes hay que buscarlos en los discursos del filósofo dirigente del Partido Comunista de aquel país,  Antonio Gramsci, que aspiraba a conquistar la mayoría social superando a la Democracia Cristiana en las elecciones.

La repetida utilización por los medios de comunicación no es casual y encierra un contenido ideológico claro. Mientras que los objetivos de la coalición de izquierdas es desbancar al gobierno del PP, para lo cual sería necesario aunar fuerzas con el PSOE construyendo una mayoría de progreso, los medios se esfuerzan en presentar como enfrenteadas a las dos opciones políticas en una lucha por conseguir el espacio de la izquierda; juego en el que también ha caído el PSOE.  El "divide y vencerás" de Julio Cesar es nuevamente utilizado como estrategia política.

Estrategias como la anterior, sí tienen su impacto en la opinión pública, sin embargo, los partidos utilizan en la batalla electoral estrategias mucho más contudentes y entre ellas se destaca la estrategia del miedo. Como dice Peter Burke, catedrático emérito de Historia Cultural en la Universidad de Cambridge,  “la estrategia del miedo para evitar la revuelta es una constante en la historia de la humanidad”. ¿Qué hubiera sido de la Iglesia Católica a lo largo de los siglos sin la estrategia del miedo, ya basado en argumentos intangibles (el pecado y la condenación eterna- como tangibles y reales – los procesos inquisitoriales)? ¿Si esta estrategia ha funcionado durante siglos para mantener acallada la sociedad y continuar el sistema de privilegios tradicional, ¿por qué no va a funcionar ahora que un nuevo grupo político quiere dar al traste con el sistema consolidado durante más de 40 años de "feliz transición" a la democracia desde la Dictadura del General Franco?

A principio de campaña y coincidiendo con el acceso de la coalición Unidos-Podemos se utilizó el mismo argumento que el citado dictador usaba para calificar cualquier movimiento opositor. Así, por los partidos de la derecha podían escucharse frases similares a  “¡que vienen los comunistas!”. Según hemos afirmado en líneas anteriores, es cierto que Izquierda Unida recoge la herencia del PCE, sin embargo es necesario destacar que los gestos o concesiones políticas de este grupo -concretados en el rechazo al modelo desarrollado en la Unión Soviética, el apoyo de la constitución de 1978 y con elllo de la Monarquía, el abrazo del modelo denominado eurocomunista que suponía una mayor proximidad hacia las clases medias, junto a la participación en el juego parlamentario pluripartidista– facilitaron la transición a la democracia.

Como esta apelación a los comunistas resultaba totlamente anacrónica, se buscó otro argumento para amedrentar a la población y hacerla desistir de su intención de voto. Es la vinculación de la cualición de izquierdas con Venezuela.

Desde el nacimiento de Podemos se le ha intentado vincular a este grupo político con el régimen de aquel pais, presentando documentos que teóricamente demostraba su millonaria financiación por el gobierno de Caracas. De las cinco demandas planteadas sobre el tema, la Audiencia Nacional ha archivado las cinco por incosistencia de las pruebas, mientras que el Tribunal Supremo mantiene imputado al PP por financiación ilegal desde hace meses. Pero de la corrupción apenas hablan los noticiarios; concretamente un 3% de su tiempo durante el mes de mayo pasado. Según el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el tema que más preocupa a los Españoles es el desempleo, sin embargo los informativos de Televisión Española – canal público de cobertura nacional- dedicaron durante el citado mes 71 minutos a la situación del país latinoamericano frente a 31 minutos sobre el paro.

El discurso del Partido Popular se basa en que gracias a su política España ha entrado en la "senda de la recuperación económica", lo cual es una falsedad. No deja de ser cierto que hay un 6% menos de paro que en 2011, el problema es que se han sustituido contratos indefinidos a tiempo completo por contratos temporales y a tiempo parcial; es decir, contratos precarios. Para encubrir la realidad se desvía la mirada al pais latinoamericano repitiendo una y otra vez la falta de libertades, pero tambien de medicinas y alimentos en una clara estrategia del miedo.

Como señala Geoffrey Skoll (La teoría social del temor, 2011) exiten categorías para manipular el miedo y una de ellas es el riesgo. Se trata de convencer al ciudadano de que es artífice de su propio daño; de su acción depende -en este caso de su voto- salir de la crisis o enfangarse en un sistema cahótico. Como decía el historiador británico citado en párrafos anteriores: “las reformas impopulares son el mayor peligro para un Gobierno” y el gobierno del PP ha hecho unas cuantas de ellas. Por ese motivo, cuanto más impactantes sean las noticias del país mostrado como ejemplo del riesgo en el que se incurre al no votar a la obción adecuada, mejores serán lo resultados obtenidos.

Este proceder está relacionado con lo que Naomi Klein denomina  "La doctrina del Shock" (La Doctrina del Shock: el Auge del Capitalismo del Desastre, 2012) y lo más curioso es que no solo se utiliza en España haciendo referencia a Venezuela como ejemplo de caos; la misma estrategia es utilizada en el país latinoamericano frente al Gobierno Bolivariano. Así, en fechas recientes en aquel país, podían leerse en redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea por celular -whastapp- alusiones al denominado “Caracazo”: protestas y disturbios ocurridos entre febrero y marzo de 1989 durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez, cuando personas de escasos recursos de las zonas populares de la capital o ciudades limítrofes tomaron el control de las calles, saqueando todo tipo de establecimientos.

Hemos podido acceder a una de estas cadenas, donde puede leerse lo siguiente:

Guarden lo que tienen en sus casas, desde comida hasta cosas de valor.

Eviten hacer colas en supermercados

Hagan reuniones con sus asociaciones de vecinos, comenzaran a ver y escuchar más a menudo "saquean quintas".

Quienes vivan en apartamentos, pendientes con los extraños que entran.

No dejen sus vehículos en estacionamientos públicos, están intercambiando piezas de vehículos, cauchos, baterías, etc

Si está armado, empiece por quitarle el polvo al machete y a sus respectivas armas de fuego, las van a necesitar.

No comente con nadie qué consiguió y cuánto consiguió. El hambre no tiene amigos.

Guarde medicinas, incluso las vencidas.

Compre baterías para sus linternas y velas.

Compre agua potable mientras pueda.

Evite la calle lo más que pueda.

Las condiciones actuales son peores de las hubo en  aquella época cuando se dio el Caracazo y lamentablemente el hambre ya se escucha en Caracas.

Mantengase a salvo y dispuesto a defender sus viviendas y a sus seres queridos Una sociedad atemorizada es mucho más sumisa y manipulable, por eso el miedo es una valiosa estrategia para mantener esa paz social que puede poner en peligro los privilegios acumulados durante años de capitalismo de amigotes.

Como decia una ciudadana española en un video colgado en YouTube que se hizo viral en pocas horas: “ A mí que no me hablen de Venezuela”.Entre otras cuestiones, se preguntaba  ¿Cuántos millones de personas estamos así (en paro)? (…) ¿Cuántos suicidios por desahucios, exclusión social, pérdida de empleo, etc y nada sale en los medios? 

Es mejor hablar de Venezuela y desviar la mirada sobre la situación crítica que están atravesando muchas personas en España que hablar sobre la realidad del país, analizar las causas y presentar en los programas electorales con propuestas claras para cambiar.

 

Dr. Antonio Ureña García 

 

Contrapunteo cultural
Antonio Ureña García

Antonio Ureña García (Madrid, España). Doctor (PHD) en Filosofía y Ciencias de la Educación; Licenciado en Historia y Profesor de Música. Como Investigador en Ciencias Sociales es especialista en Latinoamérica, región donde ha realizado diversos trabajos de investigación así como actividades de Cooperación para el Desarrollo, siendo distinguido por este motivo con la Orden General José Antonio Páez en su Primera Categoría (Venezuela). En su columna “Contrapunteo Cultural” persigue hacer una reflexión sobre la cultura y la sociedad latinoamericanas desde una perspectiva antropológica.

[Leer columna]
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.