El mural "Valledupar, Tierra de Dioses"La ciudad de Valledupar cuenta con varios murales representativos del foclor pero el más destacado de ellos, por sus dimensiones y su riqueza visual, es “Valledupar Tierra de dioses”.

Ubicado en la entrada del concejo municipal, frente a la plaza Alfonso López, este mural fue diseñado y pintado en el año 1990 por el gestor cultural Germán Piedrahita y un equipo de 4 artistas: Alex Díaz Wity, John Arias, Shelon díaz Wity y Eduard Martínez.

El proyecto respondía a la necesidad de embellecer esa parte de la plaza y aportar un marco vivo y colorido detrás del monumento “Revolución en marcha” y el palo de mango.

El resultado fue una obra única, con carácter y orgullo, que adornó un punto clave de la ciudad y que ha sabido mantenerse a través del tiempo como una de las expresiones de mayor gusto.

En sus representaciones destacan los mitos más representativos de la región: la leyenda vallenata y de Francisco el Hombre, pero también los principales símbolos de las etnias indígenas: el poporo y su vestimenta.

También resaltan la presencia de los elementos naturales característicos del Valle: la Sierra y el río, como fondo natural para todas las danzas típicas y los instrumentos. La vegetación y el agua permiten aportar serenidad y coherencia en una obra que incorpora muchos elementos.

Finalmente, el mural incluye el acordeón. El instrumento que representa el sentimiento de una región y se constituye como la base del festival vallenato.

Todos estos elementos han sido pintados siguiendo el modelo del cubismo: un estilo artístico que, en su momento, Germán Piedrahita consideró apropiado y que, a continuación, influyó en muchas representaciones locales.

La obra se realizó en un mes y medio, con un ritmo de trabajo continuo de casi doce horas, y tuvo que ser renovada hace dos o tres años para realzar los colores y la nitidez de ciertos componentes.

En esa restauración participó el autor de la obra, Germán Piedrahita, asesorando los técnicos en su actividad. La obra se mantiene fiel a sus inicios y sólo se ha apreciado unos leves cambios en las tonalidades o trazos.

En su época, el coste de la obra fue discutido duramente por el artista que orquestó las obras ya que vio en esas cifras una cifra desorbitada, pero 22 años más tarde esta misma obra es uno de los mayores exponentes de la obra de Piedrahita en Valledupar.

Artículos relacionados

Nabusimake, la tierra donde nace el sol
Nabusimake, la tierra donde nace el sol
A poco más de tres horas de Valledupar, la ciudad de Nabusimake es una joya para todo...
Las rutas de la Sierra Nevada
Las rutas de la Sierra Nevada
Tratar de vivir una aventura diferente es lo que anima a muchos extranjeros a...
Los 10 motivos del año 2013 para viajar al Cesar
Los 10 motivos del año 2013 para viajar al Cesar
Razones para descubrir el Cesar y Valledupar no faltan. El año 2013 nos ha revelado...
Valencia de Jesús, el edén musical de Calixto Ochoa
Valencia de Jesús, el edén musical de Calixto Ochoa
En la época prehispánica, Valencia de Jesús era un paraje de indígenas Chimilas;...
Corpus Christi en Atánquez
Corpus Christi en Atánquez
Patrimonio cultural de la humanidad que en Atánquez se conserva, se quiere y se...
.::Así cubrió la prensa la muerte de Carlos Gardel::.
.::¿Qué ocurrió realmente el día que murió Gardel?::.