Viernes, 20 de oct de 2017
Valledupar, Colombia.

La campaña de expectativa efectuada por RCN televisión para el lanzamiento de la novela sobre la vida de Diomedes Díaz, sin duda logró su cometido: puso a muchos Colombianos a pensar y a hablar sobre si “Diomedizarse” o no.

Incluso, algunos famosos aprovecharon la coyuntura para sobresalir y mojar prensa, resaltando los aspectos negativos de la vida del cantautor para tomar partido por no “Diomedizarse”, lo cual a mi juicio hace rato dejó de ser noticia, es un cuento trillado; mejor dicho, lo malo de Diomedes ya se conoce hasta el cansancio en todo el país y el morbo de los colombianos ha sido suficientemente abastecido por los medios masivos al respecto, así que con excepción de sus logros como artista lo que falta por conocer son los aspectos positivos de su vida, para poder apreciar en contexto al ser humano que logró llegar a ser ídolo de todo un país.

Lo primero que hay que decir es que no sabemos porque RCN Televisión después de haber anunciado que la novela se llamaría 26 de mayo, decidió cambiarle el nombre por Diomedes Díaz El cacique de la Junta, la cual en su primer capítulo barrió en audiencia a su enfrentada telenovela que ya venía posicionada; también vale la pena resaltar que, salvo por un detalle del primer capítulo que mencionaré más adelante, este logró el cometido de atrapar al televidente e incluso son muchos los colombianos que lagrimeamos en varios apartes de ese capítulo. 

Debo dejar claro también, que la actuación de Adriana Ricardo encarnando a Elvira Maestre, es para mí de gran factura, así mismo los papeles de Carlos Vergara como Rafael María Díaz y el de Álvaro Araujo como el carpintero del pueblo y ni hablar del niño Juan Bautista Escalona que tiene boquiabierto a más de un crítico con su brillante actuación.

Pero no todo es color de rosa. En el primer capítulo, alcanzamos a ver algo de la actuación de Orlando Liñan en su papel protagónico como Diomedes y la verdad lo noté bastante sobreactuado y postizo, espero que en adelante me calle la boca. Otro aspecto negativo de la novela, y que además es recurrente en las telenovelas de RCN sobre los costeños, es tratar de mostrarnos en algunos apartes como excesivamente vulgares, en estos primeros capítulos hemos escuchado en varias oportunidades a los niños lanzar “no jodas” en presencia de los mayores e incluso de sus padres. Por lo menos en la época de mi niñez, que entre otras cosas, fue la misma de la niñez de Diomedes, con expresiones como esas se ganaba uno por lo menos tres “pencazos” como dice el Cacique en “Mi muchacho”.

Colofón: Dejemos que avance la novela y más adelante volveremos a aplaudir o censurar.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

Vallenateando
Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Aquellas frasecitas calientes y picantes del 2015
Aquellas frasecitas calientes y picantes del 2015
Iniciar un proceso de seguimiento de las personalidades a nivel local y regional es...
Siervo sin agua
Siervo sin agua
Antes de que el sol saliera, a víspera de que este columpiara sobre las cumbres de...
Del perenne festival y otros convites
Del perenne festival y otros convites
"Cuando la vida te presenta razones para llorar, aparecen festivales que te dan mil...
El negocio de la publicidad política
El negocio de la publicidad política
A la hora de hacer un balance del costo de las campañas y los topes permitidos por...
Editorial: Pueblo Bello, destino destacado para el ecoturismo en el Cesar
Editorial: Pueblo Bello, destino destacado para el ecoturismo en el Cesar
El turismo es una de las grandes oportunidades que tiene la costa Caribe de Colombia...
.::La tiendecita original: patrimonio gastronómico de Barranquilla::.
.::La casa grande, adaptación libre del cuento de Álvaro Cepedio Samudio::.