Crónica de los 75 años del Palo e’ Mango

Otras expresiones

Juan Rincón Vanegas

08/08/2012 - 11:33

 

El palo de mango - Foto: Héctor de la HozHace 75 años, el ganadero y agricultor vallenato Eloy Quintero Baute, por iniciativa propia y unido a sus amigos Luís Suárez González, Tránsito Estrada Barreto, Braulio Nieves Sánchez, Rafael Córdoba Guillén y Antonio Caballero, decidió sembrar tres palos de mango en la plaza ‘Alfonso López’ de Valledupar.

Las especies frutales fueron traídas de la finca ‘Bélgica’, ubicada en el camino viejo que conduce a La Paz (Cesar), pero con el paso de los días, y pese a la dedicación, sólo cogió uno y a ése le pusieron todo el empeño para que creciera sin ningún contratiempo.

El cuidado del pequeño árbol consistió en echarle abono-estiércol de chivo, caliza y cisco de madera, y regarlo con agua diariamente, tarea que se turnaba el grupo de amigos. Poco a poco, lo vieron robustecerse, hasta alcanzar hoy tres metros de grosor y 20 de altura, aproximadamente.

Desde esos primeros días, el palo e’ mango ha crecido sin interrupción, dando frutos y extendiendo su sombra. En ese lugar de la plaza ‘Alfonso López’, ha servido durante muchos años como punto de referencia para quienes se ponen citas de negocios, encuentros amorosos, tertulias políticas, centro de comentarios censuradores o halagos a las administraciones municipales, cuyo palacio está al frente.

El reconocido árbol también ha servido como nacedero de pactos políticos, acuerdos matrimoniales, parrandas y hasta en escenario de conciliaciones cuando allí se han encontrado personas que por alguna razón o motivo estaban en desacuerdo y fue por años el termómetro para los grandes personajes de la vida pública colombiana, cuando en las campañas políticas medían fuerzas. Si la manifestación llegaba o pasaba del palo, así se medía el grado de aceptación.

En medio de todas las historias que se tejen a su alrededor el palo e’ mango tiene un gran guardián, quien ha vivido 41 años bajo su sombra: el lustrabotas Jesús Estrada Yepes.

A sus 57 años, el hombre anota que “acá se han escrito las historias más famosas de esta tierra y con ello se podrían escribir varios libros. Mientras cumplo con mi trabajo, escucho y escucho, y la verdad es que haber llegado muy joven a este sitio, donde vivo la mayor parte del día, es un gran privilegio que me ha dado la vida, al venirme de mi tierra El Banco (Magdalena), en busca de un futuro mejor”.

 

El mejor cuidandero

A continuación, después que el palo e’ mango tuviera reconocimiento nacional, que los aires de los acordeones se abanicaran en sus ramas y que a su alrededor muchas personas arreglaran su mundo a golpe de lengua, le llegaron sus males y comenzó a afectarle algunas plagas.

Es entonces cuando aparece el periodista Crispín Eduardo Rodríguez Pinedo y crea la Asociación Protectora del Palo e’ Mango, cuya intención básica es que tuviera el mantenimiento adecuado y las autoridades le prestaran la atención requerida, como sucedió hace diez años cuando estuvo a punto de morir.

“Siempre he sido contertulio en el palo e’ mango, de esta manera me hice el propósito de conocer su historia, averiguar por su suerte y crear la asociación que en corto tiempo dió muy buenos resultados, especialmente cuando el palo se cundió de varias plagas, tocó movernos, se consiguió el mantenimiento, el cuido adecuado y se repuso en menos de lo esperábamos. Ahora, no se está secando; está bien y naturalmente se le nota el paso de los años, pero no es para alarmarse, sigue firme y dando la mejor sombra”, indica el periodista Crispín Eduardo Rodríguez.

A esta iniciativa ambiental se unieron en días pasados muchas personas, quienes pretenden que el símbolo de la plaza ‘Alfonso López’ siga floreciendo, dando frutos y siendo el símbolo de la naturaleza en Valledupar. Y parece que hasta el palo los aplaude por dentro, porque quiere seguir como el centro de todas las miradas y la sombra que más gusta.

El periodista y compositor Crispín Eduardo Rodríguez explica que debido a sus quebrantos de salud no ha podido seguir con su tarea en favor del palo e’ mango, pero está haciendo una canción donde cuenta la historia de su nacimiento, su crecimiento y sus bondades. “Ese es mi regalo para el árbol pechiche del Valle, ese que aprendí a querer recibiendo su sombra bendita”.

 

El Rey del Valle

Lo que nunca pensó don Eloy Quintero Baute, fue que ese árbol que sembró la mañana del siete de agosto de 1937, hoy sea un mito de la ciudad de Valledupar, o como dijera su nieto Efraín Quintero Molina se convirtiera en ‘El Rey del Valle’, testigo de 35 festivales vallenatos y de quien Consuelo Araujonoguera, ‘La Cacica’, una vez dijera: “Si el palo de mango hablara, tendría que empezar a contar las lágrimas que hemos derramado, las iras que he cogido, las injusticias que han cometido, los insultos que nos han proferido; pero también, el palo e’ mango terminaría cantando ‘El amor, amor’, para decirles a todos que el Festival de la Leyenda Vallenata es una institución, que gracias a Dios ya está consolidada, que es como un tren al que hay que prenderle la máquina y camina solo, y que además representa la más grande unidad, la fraternidad y la convivencia de un país cansado de duelos y afónico de largos llantos”.

Por primera vez, un árbol en Colombia recibirá una serenata, y como la merece, con acordeón, caja, guacharaca y unos versos por parte de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, expresiones que en toda su dimensión reflejan el agradecimiento por haber sido testigo de las más grandes batallas musicales, esas que libraron los juglares nacidos en el corazón de Macondo y que tuvieron la sapiencia precisa para cantarle al mundo:

Ay debajo del palo e' mango

donde yo quiero abrazarte,

y al oído preguntarte

negra qué te está pasando.

 

Juan Rincón Vanegas

juanrinconv@hotmail.com

Sobre el autor

Juan Rincón Vanegas

Juan Rincón Vanegas

Cultivo de folclor vallenato

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

@juanrinconv

pauta

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Los herederos de Benkos

Los herederos de Benkos

San Basilio de Palenque es una población de descendientes de cimarrones, que se extiende a los pies de los Montes de María —en el d...

David Siegrist: “Es posible conjugar la francofonía y la cultura vallenata”

David Siegrist: “Es posible conjugar la francofonía y la cultura vallenata”

Llegó a Colombia en el año 1996, sin la idea de establecerse definitivamente en Colombia, y sin embargo, aquí está. David Siegrist,...

Detalles del Primer encuentro de acompañamiento a la Cultura en el Cesar

Detalles del Primer encuentro de acompañamiento a la Cultura en el Cesar

Del 5 al 7 de junio tuvo lugar en Valledupar el Primer encuentro departamental de Acompañamiento a la institucionalidad Cultural del C...

El balcón de Ustariz y sus 300 años de historia

El balcón de Ustariz y sus 300 años de historia

A escasos metros de la plaza Alfonso López, en la carrera 5, la casa de los Ustariz se erige como uno de los grandes símbolos del cen...

Ciencia ficción o la historia de un género literario

Ciencia ficción o la historia de un género literario

Mezclen fantasía con ciencia, predicciones y tecnología, y obtendrán uno de los géneros derivados de la literatura que más éxito ...

Lo más leído

La danza contemporánea en Colombia

Vilma Guzmán | Artes escénicas

Árboles en el paisaje vallenato

José Atuesta Mindiola | Literatura

Julio Erazo Cuevas, el juglar guamalero

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

El castigo físico en los niños

Maira Ropero | Bienestar

El Vallenato protesta (II)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube